Catarata en Dominica, Isa Company, Unsplash

(Noticias ONU) – Un pequeño pero creciente número de países va camino de producir toda su electricidad a partir de fuentes renovables. Dominica, en el Caribe oriental, planea unirse a estos pioneros y convertirse en el primer pequeño Estado Insular en desarrollo (PEID) que deje de utilizar combustibles fósiles para la generación de energía. 

La mayoría de este tipo de Estados dependen de la importación de combustibles fósiles para la generación de electricidad y el transporte, lo que crea una gran presión sobre sus recursos y pone en peligro su seguridad energética al exponerlos a los caprichos de los mercados internacionales de combustibles. 

Dominica tiene una poderosa fuente de energía limpia al acecho bajo el valle de Roseau, un popular destino turístico cerca de la capital, que es limpia, completamente renovable y podría proporcionar tanta energía que el gobierno podría vender el exceso de electricidad a las islas vecinas. 

Se llama energía geotérmica, y es una perspectiva emocionante para el país. La geotermia no tiene los problemas de intermitencia de la eólica y la solar, es decir, proporciona energía estable día y noche, y no ocupa superficie, por lo que el valle de Roseau se mantiene en su estado prístino. 

Un proyecto de alta presión 

Las tuberías se perforan a gran profundidad hasta llegar a un depósito geotérmico, una acumulación de agua calentada por el calor subterráneo de la Tierra a unos 250° Celsius. 

Como Dominica está sobre una cresta volcánica, este calor está relativamente cerca de la superficie. Cuando las tuberías llegan al depósito, la alta presión lo impulsa hacia la superficie, donde se convierte en vapor para impulsar turbinas que producen electricidad. 

“Hemos encontrado un excelente reservorio geotérmico en Roseau Valley, a unos mil metros de profundidad”, dijo Fred John, director de la Corporación de Desarrollo Geotérmico de Dominica, de propiedad gubernamental.  

“Hemos construido dos pozos, uno para sacar agua caliente y otro para devolverla al depósito, por lo que es un sistema de circuito cerrado. Hemos elegido la tecnología más respetuosa con el medio ambiente y la mejor de su clase”, añadió. 

Sigue leyendo la noticia en el portal de Noticias ONU.