Mina gigante, Matthew de Livera, Unsplash

(Nairobi, ONU Medioambiente) – La extracción de los recursos naturales de la Tierra se triplicó en los últimos 50 años, debido a la construcción masiva de infraestructuras en muchas partes del mundo y a los elevados niveles de consumo de materiales, especialmente en los países de ingreso alto y medio-alto.  

Según un informe publicado por el Panel Internacional de Recursos, auspiciado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), se prevé que la extracción de materiales aumente un 60% de aquí a 2060 y podría hacer fracasar los esfuerzos por alcanzar no solo los objetivos mundiales en materia de clima, biodiversidad y contaminación, sino también la prosperidad económica y el bienestar humano. 

El informe Panorama de los Recursos Globales 2024, elaborado por el Panel Internacional de Recursos con autores de todo el mundo y divulgado durante el sexto período de sesiones de la Asamblea de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente, hace un llamamiento para que se introduzcan cambios radicales en las medidas políticas que permitan a la humanidad vivir dentro de sus posibilidades y reducir en un tercio el crecimiento previsto en la explotación y uso de los recursos, al tiempo que se impulsa la economía, se mejora el bienestar y se reducen al mínimo las repercusiones ambientales. 

El informe concluye que se han ocasionado graves impactos ambientales por el aumento del uso de recursos desde 1970, que pasó de 30,000 a 106,000 millones de toneladas, de 23 a 39 kilogramos de materiales se usan o consumen de media cada día. En conjunto, la extracción y el procesamiento de recursos provocan más del 60% de las emisiones que calientan el planeta y del 40% de los impactos de la contaminación atmosférica relacionados con la salud. 

La extracción y procesamiento de biomasa (por ejemplo, en cultivos agrícolas y silvicultura) provoca el 90% del estrés hídrico y de la pérdida de biodiversidad relacionada con el uso de las tierras, además de generar un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero. Así, la extracción y procesamiento de combustibles fósiles, metales y minerales no metálicos (como arena, grava, arcilla) representan el 35 % de las emisiones mundiales. 

Sigue leyendo la noticia en el portal de Noticias ONU Medioambiente