Tijuana Barbara Sandoval, Unspalsh

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) informó que en la actualidad hay en el mundo unas 110 millones de personas desplazadas por la fuerza y expresó gran preocupación por el déficit de 650 millones de dólares correspondiente a 2023, que le impide brindar responder en la escala requerida por las enormes necesidades humanitarias de esa gente. 

Peor aún, el Alto Comisionado titular de ACNUR, adelantó que las perspectivas para el año entrante son “todavía más inquietantes y peligrosamente bajas”. 

Filippo Grandi aseguró que ACNUR encara uno de los momentos más difíciles de sus 70 años de historia. “Nunca había estado tan preocupado en mis casi ocho años en este cargo”, dijo. 

Las aseveraciones de Grandi, expuestas ante el órgano rector de ACNUR, se producen en medio de una serie de conflictos -como el de Sudán, Ucrania o Siria-, que han impulsado los desplazamientos a niveles récord. 

Más crisis y menos dinero para ayuda humanitaria 

Para ilustrar el déficit con que opera la Agencia, citó el plan de respuesta humanitaria dentro de Sudán, que incluye a más de cuatro millones de desplazados desde abril y que sólo está financiado en una tercera parte. En cuanto a la respuesta regional a los refugiados de Sudán, que prevé mil millones de dólares, sólo cuenta con una cuarta parte de los recursos. 

Grandi explicó que algunos donantes importantes argumentan que sus presupuestos humanitarios se están reduciendo pese al aumento de las crisis. 

Mientras tanto, ACNUR reajusta sus planes y cuenta con financiamiento privado que será “sustancial, pero no al mismo nivel que el año pasado, cuando la crisis ucraniana desencadenó un gran esfuerzo de solidaridad”. 

Advirtió que las consecuencias de estos déficit financieros son graves y afectan a los refugiados y desplazados, además de que pesan en los países de acogida (que siguen siendo los principales donantes de refugiados). La falta de fondos ya ha provocado reducciones preocupantes en la ayuda alimentaria en Bangladesh y Jordania, así como en varios países africanos, dando lugar a un aumento de los movimientos de retorno en ciertos casos y a mecanismos de supervivencia negativos en otros. 

Conflictos, la causa principal del desplazamiento 

Grandi explicó que los conflictos han sido hasta ahora los principales causantes del desplazamiento forzado a niveles sin precedentes. 

Sigue leyendo en el portal de Noticias ONU