Mapache en Cambalache

(Arecibo)- Un mapache solo en su jaula, puercoespines comiendo alimento de mascotas domésticas en peceras, caimanes hacinados en piscinas improvisadas de zafacones repletos de aguas sucias, un guaraguao acorralado en una jaula que apenas le permite batir sus alas, un emú en una jaula de apenas 30 pies donde no puede correr, culebras y reptiles juntos en peceras podridas. 

Este es el escenario que seguramente encontraron los agentes del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos (USFWS por sus siglas en inglés) y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, que ayer inspeccionaron el Centro de Detención de Especies Exóticas, del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), en el Bosque de Cambalache

Puercoespines alimentados con comida de mascotas domesticas.

Mientras la secretaria Anaís Rodríguez Vega recorría los programas mañaneros de los principales medios radiales y televisivos, para crear propaganda en torno al cierre del Zoológico de Mayagüez, tal si fuera una determinación de la administración del gobierno de Puerto Rico, y no un mandato coordinado por el tribunal federal, los agentes del USFWS incautaban animales, como un guaraguao que estaba acorralado en una pequeña jaula, según adelantara ayer la periodista Valeria Collazo Cañizares. 

Abandono de años 

Las imágenes a las que hacemos referencia, y hoy compartimos, fueron parte de los hallazgos de una visita ocular de la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes, en la que participó la representante Mariana Nogales Molinelli durante el mes de septiembre de 2021, para inspeccionar las instalaciones del Centro de Detención de Especies Exóticas del DRNA. 

Guaraguao solo y acorralado.

Las fotografías hablan por sí mismas. El Centro de Detención de Especies Exóticas del DRNA podría ser descrito como el zoológico de un aficionado, un lugar insalubre, asqueroso, cruel, construido entre cachivaches y ruinas.  

Caimanes en un dron improvisado como hábitat.

Un verdadero bochorno de crueldad y maltrato cocinado por años bajo la tutela distante y negligente del DRNA en San Juan, para quien Cambalache no es más que el recurso de animales exóticos para el show político partidista y la propaganda televisiva. 

Secretaria DRNA le muestra culebra del Centro de Cambalache al gobernador Pierluisi en una actividad pública.

A cargo de esta infamia está el teniente del cuerpo de vigilantes de Cambalache Ángel Atienza. Atienza es una persona mendaz y escurridiza en el trato público y quien durante nuestra investigación sobre la cantera ilegal de Caribbean Island Construction (CIC), nos ocultó documentación oficial por “ordenes de arriba”, “ordenes de San Juan”

“[El teniente] Atienza estaba por retirarse, pero el día de nuestra visita, junto al entonces secretario del DRNA, Rafael Machargo, quedó sorprendido, cuando el secretario dijo que iban a cerrar [el Centro de Detención de Animales Exóticos] Cambalache y que iban a mover las especies al Zoológico [de Mayagüez]”, dijo la representante Nogales a Marea Ecologista

La culebra usada para fines demostrativos, esta vez en el centro de Cambalache.

La representante Nogales añadió que ese mismo día, los vigilantes bajo la supervisión de Atienza se quejaron de que apenas contaban con entrenamientos de educación continua para el personal que trabajaba en la calle y que en su lugar se brindaban para personal administrativo. Veintiséis empleados y un teniente. 

También denunciaron que el presupuesto para la comida de los animales exóticos era insuficiente y que era el propio personal del Centro quien tenía que comprar comida para alimentar a los animales cautivos, lo que podría explicar el uso de comida para mascotas documentadas en las fotos.  

Especie exótica comiendo alimento de animales domésticos.

“En la visita pudimos observar que los espacios para los animales no eran adecuados. Recuerdo un estanque pequeño y unas peceras donde estaban apiñados cocodrilos y caimanes, indistintamente”, explica la representante Nogales.  

Caimanes en hábitats improvisados.

La documentación fotográfica también evidencia la falta de un ambiente digno, tanto para las especies, como para las personas empleadas por el DRNA. Así como la pérdida total del vivero forestal, hoy abandonado, apenas funcional y el cual antaño proveía árboles para fincas agrícolas, así como especies maderables, para programas de reforestación municipales.  

Las facilidades de Cambalache son una ruina.

No hay espacio para las especies. No lo hay para un Emú con apenas un pasillo de recorrido. ¿Un centro?, un bochorno. 

Emu en un espacio confinado.

“En muchas ocasiones, luego de la vista a [Centro de Detención de Especies Exóticas] Cambalache, hicimos gestiones para reunirnos con el teniente Atienza. Y nos dejó plantadas en una ocasión. Luego nunca volvió a contestarnos llamadas”, finalizó la representante Nogales.  

La última comunicación del DRNA que recibió la representante Nogales sobre el tema de las especies exóticas, el pasado 27 de diciembre de 2022, argumentaba que “los caimanes cohabitan en un nuestra Isla desde hace más de cincuenta años, desde que las primeras megatiendas Woolworth’s y Baker’s se establecieran en Puerto Rico las cuales tenían unos sistemas de tiendas de mascotas integradas y vendían todas estas especies como, serpientes, monos, caimanes de Venezuela, aves, etc, sin restricción alguna. Muchas de estas especies fueron liberadas por sus dueños y se establecieron en esta isla tropical, la cual es propicia para su reproducción”. 

Hace 26 años cerró la última sucursal de Woolwhort’s en Puerto Rico.  

Por Marcos Pérez Ramírez

Periodista y editor fundador