Desplezados, Priscilla Du Preez, Unsplash

(Noticias ONU) – En 2023 se registraron 47 millones de nuevos desplazamientos en el mundo para elevar el número de personas en situación de desplazamiento interno a 75,9 millones a finales de año, un récord que enfatiza la urgencia de proteger a esa población y de prevenir movimientos de ese tipo, señala el nuevo informe del Centro de Monitoreo del Desplazamiento Interno

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), coautora del documento, destacó el papel de los desastres como detonadores cada vez mayores de los desplazamientos e instó a expandir los planes de reducción de riesgos de esos siniestros. 

Desastres seguirán generando desplazamientos 

En 2023, catástrofes como el Ciclón Freddy en el sureste de África, los terremotos en Turquía y Siria, y el Ciclón Mocha en el Océano Índico provocaron 26,4 millones de movimientos, el 56% del total de nuevos desplazamientos internos. Además se observó un incremento en desplazamientos inducidos por los desastres en países de renta alta como Canadá, en donde una temporada de incendios forestales sin precedentes provocó 185.000 desplazamientos internos. 

La OIM advirtió que la cifra de personas desplazadas por los desastres aumentará en los próximos años puesto que la frecuencia, duración e intensidad de los peligros naturales empeora cada vez más a causa del cambio climático, como se ha comprobado en las últimas semanas en Brasil y Kenya.   

Violencia y conflictos 

La violencia y los conflictos son las otras dos grandes razones de los desplazamientos masivos de población. Según el estudio, en 2023 generaron unos 20,5 millones de erradicaciones. Sudán representó casi el 20% de esa cifra y la Franja de Gaza un 17%. 

La directora general adjunta de la OIM, Ugochi Daniels, dijo al presentar la publicación que mientras el planeta enfrenta conflictos y desastres, la abrumadora cifra de 47 millones de nuevos desplazamientos internos es “el testimonio de un relato horroroso”. 

“Este informe es un crudo recordatorio de la necesidad urgente de expandir la reducción del riesgo de desastres, apoyar la consolidación de la paz, garantizar la protección de los derechos humanos y en los casos en los que sea posible, prevenir el desplazamiento antes de que ocurra”, puntualizó Daniels. 

Sigue leyendo la noticia en el portal de Noticias ONU