(San Juan)- Organizaciones comunitarias hicieron una protesta y piquete en el lado norte del Capitolio para exigirle a la legislatura de Puerto Rico que regule los alquileres a corto plazo y expresar sus preocupaciones respecto al proyecto de la cámara número 1557 (P.C. 1557), que ordenaría este tipo de actividad comercial.  

Según el memorando entregado en la secretaría del Senado de Puerto Rico por el grupo comunitario Somos Calle Loíza, y dirigido a Ada I García Montes, presidenta de la Comisión de Educación, Turismo y Cultura,el P.C. 1557 no atiende la realidad que vivimos a causa de la proliferación desmedida de los alquileres a corto plazo (ACP) en nuestra área”.  

Las personas vecinas acudieron a buscar ayuda del Senado pues argumentan que “los ACP han afectado severamente la calidad de vida y provocado una crisis de vivienda. Al ser esto una situación de impactos palpables, debe ser prioridad, por encima de cualquier interés económico, garantizar la salud, seguridad, y bienestar de los ciudadanos, así como preservar la cohesión de la comunidad y su identidad cultural”. 

Video y entrevistas: Carlos Berríos Polanco y Marcos Pérez Ramírez

“Queremos deponer. Participar de las vistas (del P.C.1557). Decir qué es lo que nos aqueja, qué es lo que está pasando (con los ACP). Y pues, no nos invitaron”, denunció Raquel Díaz, portavoz del grupo comunitario Somos Calle Loíza.  

Los colectivos en protesta argumentan que sus posturas y propuestas cuentan con el respaldo de organizaciones a nivel local y nacional como: Urban Institute, American Planning Association y Hispanic Federation, entre otras. El año pasado, la organización Hispanic Federation publicó otra investigación que respalda los reclamos de las comunidades.  

“Estamos en contra del PC 1557, salvo y solo que se adopten las siguientes cuatro (4) recomendaciones prioritarias en su implantación: (1) Establecer claramente la política pública de reconocer la vivienda y la permanencia de las comunidades como un derecho; (2) Catalogar los ACP como actividad comercial; y (3) Adaptar la regulación a la diversidad de tipos de anfitriones y a sus escalas de operación; (4) Asegurar la participación ciudadana en la toma de decisiones”, lee el memorando entregado al Senado por las personas en protesta. 

Por su parte, unas quince personas escenificaron una contra protesta ante la manifestación comunitaria. El grupo, compuesto por personas que se identificaron como dueñas de alquileres a corto plazo, se manifestó a favor del P.C.1557 y argumentaron que su actividad comercial “ayuda al turismo a crecer en Puerto Rico”. 

“Lo que nos trae aquí es la petición de que el Proyecto 1557 se valide y se haga ley. Nosotros no somos criminales. No somos corruptos. Somos miembros de la comunidad que aportamos al desarrollo económico. Estamos ayudando a que muchas personas tengan un sustento razonable. Sobre todo, bien remunerado”, dijo Glenda Sánchez Pérez, portavoz del grupo de dueños de ACP Soy Anfitrión.  

Sigue sumándose más evidencia

De otra parte, es menester recordar que hace un año y medio, cuando publicamos el estudio El impacto de los alquileres a corto plazo en Puerto Rico: 2014-2020, el profesor Raúl Santiago Bartolomei advirtió en una conversación con Marea Ecologista que “los alquileres a corto plazo claramente tienen un efecto adverso sobre la asequibilidad de la vivienda, además que fomentan la acaparación y especulación de propiedades”. 

El informe preparado por los profesores e investigadores Raúl Santigo Bartolomei, de la Escuela Graduada de Planificación de la UPR y Deepak Lamba Nieves, del Centro para la Nueva Economía, junto a los asistentes de investigación, Enrique Figueroa, de la UPR, e Ysatis Santiago, de Boston University, provee un análisis detallado de la actividad de ACP en Puerto Rico y atiende varios de los reclamos hechos por distintos grupos, a través de un análisis que se enfoca en: la efectividad de los ACP en proveer oportunidades económicas para dueños de hogares necesitados; y sus efectos sobre los mercados y la asequibilidad de la vivienda.  

“Nuestro estudio subraya lo que numerosas comunidades han reclamado por largo tiempo: el crecimiento desmedido de los alquileres a corto plazo está teniendo efectos adversos sobre el acceso a la vivienda asequible en el área metropolitana de San Juan”, añadió entonces Deepak Lamba Nieves, del CNE. 

“Los alquileres a corto plazo lo que han hecho es sustituir nuestras residencias. No tenemos vivienda para los estudiantes. No tenemos vivienda para nosotros, que somos los que vivimos aquí. Quieren crear un comercio turístico y hacerlo pasar por residencial, cuando no lo es. Queremos que se reglamente, que no le sigan haciendo más daño a la comunidad. Necesitamos vivir en una comunidad digna”, expresó Jackie García, presidenta de la Junta Comunitaria de Río Piedras. 

Redacción por Marcos Pérez Ramírez

Puede interesarte

Por Carlos Berrios Polanco

Independent photojournalist and writer. Worked as Caribbean and Puerto Rico correspondent for Latino Rebels.