San Juan y Caguas son las ciudades con el aire más limpio de la región de Latinoamérica y el Caribe, y Puerto Rico figura entre los 10 países con mejor calidad de aire del planeta, según el estudio científico World Air Quality Report 2023, que utilizó los datos de más de 30,000 estaciones y sensores de control de calidad de aire distribuidos por todo el mundo.

La deforestación, los incendios forestales, las emisiones y la contaminación procedente de operaciones mineras son fuentes significativas de contaminación atmosférica por PM2.5 en la región de América Latina y el Caribe. El cambio climático exacerba algunos de estos problemas y amenaza la salud humana a través de fenómenos meteorológicos extremos y las emisiones de PM2.5 asociadas a estos, explica el documento.

“La ciudad menos contaminada de la región es la capital de Puerto Rico, San Juan, con una concentración media anual de PM2.5 de 2.7 μg/m3. Granada y Puerto Rico cumplen la directriz anual de PM2.5 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con concentraciones medias anuales de PM2.5 de 4.1 μg/m3 y 4.5 μg/m3 respectivamente”, dice el informe en dos de sus apartados.

San Juan ocupa el primer lugar, seguido de Caguas, en la lista de las 10 ciudades con el aire más limpio, liderada por entornos urbanos del Caribe, como Nassau, Bahamas, y Puerto de España, Trinidad y Tobago, así como otros en el Cono Sur, como Punta Arenas, Chile, y Córdoba, Argentina.

Como contraparte, las ciudades de la región con la peor calidad de aire están en Chile y México. Cinco están en Chile, 3 en México y 2 en Perú. Coyhaique, Nacimiento y Padre Las Casas, en Chile, figuran entre las ciudades con la peor calidad de aire. Le siguen Xonacatlán y Toluca de Lerdo, en México.

En el planeta, las cinco ciudades con la peor calidad de aire son Nueva Delhi, India; Dhaka, Bangladesh; Ouagadougou, Burkina Faso; Deschambe, Tayikistán; Bagdad, Iraq. Mientras que los países con el peor aire son Bagladesh, India, Pakistán, Tayikistán, todos en Asia, y Burkina Faso, en África.

En esta edición del informe, la región está representada por 26 países y territorios. Entre los nuevos países de la región añadidos en 2023 figuran Bahamas y Ecuador. Exactamente la mitad de los países y territorios de esta región, 13 de 26, mostraron aumentos en sus concentraciones medias anuales de PM2.5, desde un aumento del 0.3% en Guatemala hasta un aumento del 72.2% en Bolivia.

Esto representa una reducción en el número de países de la región que cumplen la directriz anual de PM2.5 de la OMS a partir de 2022. Además, se produjo un descenso en el porcentaje de ciudades de la región que cumplían la directriz anual de la OMS sobre PM2.5: un 5.8% en 2023 frente a un 9.3% en 2022.

El documento destaca que “el activismo ciudadano y la acción gubernamental para cambiar las políticas energéticas hacia recursos más renovables siguen estando a la vanguardia de la política de calidad del aire de la región”.

La empresa de creación de tecnologías de purificación de aire IQ Air publicó el estudio.

Una amenaza mayor para la salud humana

Causante de una de cada nueve muertes en el mundo, la contaminación atmosférica es la mayor amenaza medioambiental para la salud humana. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la contaminación atmosférica es responsable de unos siete millones de muertes prematuras al año en todo el mundo.

La exposición a la contaminación atmosférica por PM2.5 provoca y agrava numerosos problemas de salud, como el asma, el cáncer, los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades pulmonares.

Además, la exposición a niveles elevados de partículas finas puede afectar al desarrollo cognitivo de los niños, provocar problemas de salud mental y complicar enfermedades ya existentes, como la diabetes.

Los datos utilizados para crear este informe proceden de la distribución mundial de más de 30,000 estaciones y sensores reguladores de control de la calidad del aire, operados por instituciones de investigación, organismos gubernamentales, universidades y centros educativos, organizaciones no gubernamentales sin ánimo de lucro, empresas privadas y ciudadanos científicos.

El informe sobre la calidad del aire en el mundo de 2022 incluía datos de 7,323 ubicaciones en 131 países, regiones y territorios. En 2023, estas cifras han aumentado hasta incluir 7,812 ubicaciones en 134 países, regiones y territorios.

La cobertura en África se ha amplió significativamente en 2023 con la incorporación de siete nuevos países a la región. La cobertura también se amplió en América Latina, con la inclusión de cuatro países más en 2023.

Las naciones africanas de Chad y Sudán, así como el país de Asia Occidental de Irán, están notablemente ausentes en 2023 debido a la falta de datos de seguimiento disponibles públicamente.

En 2023, 10 de los 134 países y regiones informantes lograron alcanzar el valor guía anual de la OMS para las PM2.5 de 5 μg/m3. Dado que solo el 9 % de las ciudades que presentaron informes a nivel mundial alcanzaron la directriz anual de PM2.5 de la OMS, aún queda mucho por hacer para combatir la contaminación atmosférica.

Aunque las PM2.5 plantean riesgos directos para la salud, sus implicaciones van más allá de la salud humana y afectan a complejos procesos medioambientales que repercuten en el clima de la Tierra.

El cambio climático, impulsado principalmente por las emisiones de gases de efecto invernadero, influye en las concentraciones de contaminantes atmosféricos PM2,5, y las de combustibles fósiles, responsables de la mayoría de las muertes relacionadas con las PM2.5.

Abordar simultáneamente los objetivos de contaminación atmosférica y cambio climático es factible, y ofrece oportunidades para mejorar el medio ambiente integral.