Finca Las Perdices en Ciales

El Fideicomiso de Tierras Comunitarias para la Agricultura Sostenible (FiTiCAS) celebra el haber recibido su primera donación de 32 cuerdas de terreno de la Finca Las Perdices en Ciales, lo que establece un precedente en la creación de modelos alternativos para la protección de tierras cultivables en Puerto Rico y el acceso solidario para agricultores agroecológicos sin recursos para comprarlas.

“Esta donación de parte de José Colón López y Nélida Agosto Cintrón es hermosa y poderosa. En términos del país y de la política pública, nos confirma que ante la urgencia que tiene salvaguardar nuestras tierras, abrir un camino justo y solidario es posible”, comentó Érika Fontánez Torres, presidenta de la Junta Fiduciaria del FiTiCAS.

“Que hayamos concretado la primera finca nos demuestra que hay modelos legales que nos permiten diseñar alternativas para los fines que anhelamos y que el País urgentemente necesita”, añadió.

Fontánez Torres explicó que este modelo alternativo establece un precedente legal que permite diseñar jurídicamente un acuerdo adaptado entre el FiTiCAS y los titulares que deseen ceder sus tierras. El acuerdo se ajusta a las necesidades de ambas partes, siempre y cuando coincidan con los principios fundamentales del fideicomiso: salvaguardar los terrenos perpetuamente para fines agroecológicos, ponerlos al servicio de proyectos agrícolas autónomos, gobernarlos mediante principios democráticos y participativos, y preservarlos para las futuras generaciones.

Finca Las Perdices, Ciales / Fideicomiso de Tierras Comunitarias para la Agricultura Sostenible

“Desde hace varios años, mi esposa Nélida y yo deseábamos que nuestra finca y la casa que construimos con nuestras propias manos tuvieran un futuro seguro en su entorno natural. El Fideicomiso de Tierras Comunitarias (para la Agricultura Sostenible) tiene como propósito asegurar tierras que estarán disponibles para el cultivo agrícola por pequeños agricultores con prácticas agroecológicas y asegurando la integridad de los terrenos montañosos en bosques. Nos sentimos muy complacidos y orgullosos por haber aportado en forma concreta a la producción de alimentos por manos puertorriqueñas. Porque ellas ¨Serán las dueñas de la tierra”. Porque la tierra le pertenece a quienes la cuidan, protegen y la cultivan de forma responsable y sin destruirla. Porque la conservación es un estilo de vida”, manifestó Colón López, quien continuará viviendo la casa de la finca bajo un contrato de arrendamiento por 10 años a su favor.

Tras concretarse el traspaso de la Finca Las Perdices a comienzos de mayo, el FiTiCAS trabaja activamente en el desarrollo de un plan integral de manejo y uso de la finca. La intención es crear las condiciones necesarias para que los agricultores que vayan a ingresar el fideicomiso puedan comenzar a desarrollar sus proyectos agroecológicos sin mayores contratiempos.

“Estamos creando las condiciones para que sea posible que en las fincas, bajo la custodia del FiTiCAS, puedan convivir varios proyectos autónomos y que éstos formen parte de los procesos de gobernanza. No queremos repetir errores de modelos fallidos, sino construir tomando en consideración los retos y las realidades que enfrentan quienes se dedican a cultivar seguridad y soberanía alimentaria”, afirmó Mariolga Reyes Cruz, co-fundadora y directora ejecutiva del FiTiCAS. “Por esto, es imprescindible pensar y construir junto a nuestros aliados y colaboradores los mecanismos de planificación participativa, ingreso de beneficiarios y toma de decisiones”, añadió.

Además del importante hito que representa la donación de la Finca Las Perdices, el FiTiCAS sigue avanzando en sus objetivos y mantiene conversaciones con varios titulares de tierras alrededor de Puerto Rico, con el propósito de incorporarlas al fideicomiso y asegurar su perpetua protección con fines agrícolas.

“Nuestra dependencia en las importaciones de alimentos nos hace cada vez más vulnerables ante la crisis climática. La protección de fincas agrícolas a perpetuidad como bienes comunales asegurando el acceso justo y sostenido a la tierra es pieza clave para atender las necesidades de quienes cultivan y quienes consumen cuidando los ecosistemas de los que dependemos.  El FiTiCAS es parte de la diversidad de esfuerzos que se realizan en el País para transformar nuestro sistema agroalimentario. La generosidad y la solidaridad de José y Nélida, quienes han cedido al FiTiCAS la titularidad de la finca que han vivido y conservado por más de 40 años, nos reafirma en el trabajo que estamos realizando. Nuestro legado colectivo será la vida”, concluyó Reyes Cruz, también productora del documental “Serán las dueñas de la tierra”.

Los fideicomisos de tierras comunitarias (Community Land Trusts en inglés) han surgido en Estados Unidos y en otras jurisdicciones como mecanismos alternativos para lidiar con las tendencias financieras de acaparamiento de tierras que ponen en riesgo el acceso justo de la población a vivienda y alimentación sana. El FiTiCAS es el primero de su tipo en Puerto Rico con fines agrícolas, con el objetivo de atajar la especulación, prevenir la destrucción de tierras cultivables y asegurar la permanencia de proyectos agrícolas sostenibles que contrarresten la inseguridad alimentaria que atraviesa el archipiélago puertorriqueño.

Acerca del Fideicomiso de Tierras Comunitarias para la Agricultura Sostenible:

Fundado a fines del 2019, el Fideicomiso de Tierras Comunitarias para la Agricultura Sostenible es una entidad privada sin fines de lucro con fines públicos cuyo propósito es impulsar la seguridad y soberanía alimentaria de Puerto Rico protegiendo las tierras cultivables a perpetuidad como bienes comunes para garantizar el acceso justo y equitativo a la tierra a generaciones de agricultores ecológicos. Para información: www.fideicomisoagricola.org.