Salinas

(Salinas)– Líderes ambientales y comunitarios celebraron la anulación de un permiso otorgado por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) para cortar árboles en un bosque de Salinas, al descubrir que el proponente y vice-presidente de Clasiofertas LLC, Luis Caballero González, indujo a error a la agencia ambiental al ocultar información sobre el proyecto Salmar.

Varias comunidades habían impugnado el permiso (O-R3-PMA01-GU-02419-30012023) otorgado a Caballero González, para el corte y remoción de setenta y nueve (79) árboles, cuya justificación era la creación de caminos de acceso para mensura y topografía, en la propiedad ubicada en el barrio Río Jueyes sector Paseo Ladis carretera PR-701 en Salinas.

Luego de una vista realizada el pasado 22 de junio, la Oficial Examinadora que atendió el caso, Lcda. Myrna Abreu del Valle, presentó un informe donde se establece que hubo un consenso entre todas las partes de que el permiso emitido era incorrecto.

“El permiso otorgado por el DRNA estaba mal expedido por haberlo otorgado al arborista y al Sr. Luis Caraballo González, cuando el dueño de los terrenos lo es Clasiofertas…los permisos otorgados en esta agencia deben expedirse a nombre del dueño del predio donde se llevará a cabo la acción solicitada y no a nombre de quien presenta la solicitud”, expresó la Lcda. Abreu del Valle en su informe.

Víctor Alvarado Guzmán, portavoz del Comité Diálogo Ambiental, resaltó que el Informe acoge uno de los argumentos que las comunidades presentaron sobre la verdadera intención del proponente.

“Advertimos en nuestra impugnación que la destrucción de los árboles propuesta, y la supuesta creación de caminos de acceso para mensura y topografía, es parte de un proyecto de venta de solares de 400 metros bajo el nombre de Salmar, promovido por la empresa Clasiofertas LLC. El Informe va más allá y dice que el proponente le indujo a error al DRNA al solicitar un permiso de corte para mensura, cuando en realidad la intención era la de vender los solares para urbanizar”, explicó Víctor Alvarado.

Por su parte, Wanda Janet Ríos Colorado, presidenta de la Asociación de Residentes de La Margarita, insistió que el proyecto Salmar es muy peligroso para las comunidades cercanas.

“Este proyecto es muy peligroso para nuestras comunidades y la naturaleza. No sólo devastaría el bosque, también impactaría el acuífero, destruiría el humedal, y arrasaría el área de yacimientos arqueológicos. Todo esto en una zona de alto riesgo de inundación, con suelos clasificados rústico especialmente protegido. Ya logramos anular el permiso del DRNA, y seguiremos luchando para detener ese nefasto proyecto llamado Salmar, que pone en riesgo nuestras vidas y propiedades”, manifestó Wanda Ríos.

Como alternativa, las comunidades han propuesto la designación del área como la Reserva Natural Abey, e hicieron un llamado a los legisladores y legisladoras a aprobar el Proyecto del Senado 1157 o el Proyecto de la Cámara 1661 para proteger tan importante sistema natural.

Lee el post original en La Huella Verde