Combustibles fósiles

(Washington D.C.)- En medio de una ola de calor sin precedentes, los senadores Bernie Sanders (I-Vt.), Ed Markey (D-Mass.), Jeff Merkley (D-Ore.) y Elizabeth Warren (D-Mass.) enviaron el lunes una carta al secretario de justicia de Estados Unidos, Merrick Garland, instándole a radicar demandas contra la industria de los combustibles fósiles por su larga y cuidadosamente coordinada campaña para engañar a los consumidores y desacreditar la ciencia del clima en busca de beneficios masivos.

“Las acciones de ExxonMobil, Shell y, potencialmente, otras empresas de combustibles fósiles representan una clara violación de las leyes federales contra el crimen organizado, las leyes sobre la veracidad de la publicidad, las leyes de protección de los consumidores y, potencialmente, otras leyes, y el Departamento debe actuar con rapidez para que rindan cuentas por sus acciones ilegales”, escribieron los senadores.

“La industria de los combustibles fósiles dispone desde hace más de 50 años de pruebas científicas sobre los peligros del cambio climático y el papel que desempeña la quema de combustibles fósiles en el aumento de las temperaturas globales”, añaden.

En 1959, Edward Teller advirtió al Instituto Americano del Petróleo de que las emisiones de carbono procedentes de la quema de combustibles fósiles elevarían las temperaturas globales.

En 1975, una investigación respaldada por Shell llegó a la conclusión de que el aumento de las concentraciones de carbono en la atmósfera podría causar incrementos de la temperatura global que provocarían “cambios climáticos importantes” y comparó los peligros de la quema de combustibles fósiles con los residuos nucleares.

A partir de finales de la década de 1970, Exxon -ahora ExxonMobil- llevó a cabo una amplia investigación sobre el cambio climático que predijo “correcta y hábilmente” el actual aumento de las temperaturas.

Como se afirma en una demanda presentada por el Estado de Minnesota, la industria de los combustibles fósiles “gastó millones en publicidad y relaciones públicas porque entendía que una comprensión exacta del cambio climático afectaría a su capacidad de seguir obteniendo beneficios realizando negocios como de costumbre”.

La campaña ilegal y coordinada de desinformación de la industria de los combustibles fósiles ha demostrado ser tremendamente rentable. De 1990 a 2019, las seis mayores empresas privadas de combustibles fósiles obtuvieron 2.4 billones de dólares en beneficios.

En 2022, solo Exxon obtuvo 56,000 millones de dólares en beneficios, un récord para una petrolera occidental. Shell reportó ganancias récord de 39,900 millones de dólares. Chevron obtuvo un récord de 36,500 millones de dólares y BP un récord de 27,700 millones de dólares.

Este verano, más de 100 millones de estadounidenses han estado bajo alerta por calor. En estados como Texas, Florida y Arizona se han batido récords de temperaturas. El mes de junio fue el más caluroso jamás registrado por la NOAA, y se espera que el año 2023 sea el más caluroso jamás registrado.

Lee la carta aquí.