Mangle Rojo

Los manglares son apreciados en ocasiones como “áreas pestilentes”, “muertas”, “criaderos de mosquitos”, terrenos baldíos que podrían eliminarse para construir playas y otros proyectos. Estos falsos mitos sobre los manglares distan de la verdad. Los manglares albergan los únicos árboles que sobreviven en aguas saladas y mejoran la calidad del agua filtrando nutrientes y sedimentos

También están llenos de vida: más de 1,500 especies de plantas y animales dependen de los manglares. Esto incluye peces y aves que utilizan las aguas poco profundas bajo los manglares como viveros. 

Sin embargo, los manglares están en peligro. En todo el mundo, una quinta parte ha desaparecido. En algunos lugares, como el delta del Irrawaddy (Myanmar y China), se ha perdido más del 80% de los manglares desde los años 1970. 

La extensión del hábitat de manglar en Puerto Rico era de 82.84 km² en 2020, la cual representa una cobertura lineal del 35.52% de los 1,062,45 km de la línea costera. Su extensión ha disminuido en 2,65 km² entre 1996 y 2020

A continuación enumeramos cinco beneficios de los manglares: 

  1. Los manglares son soldados climáticos 

Para mantener a raya el cambio climático, el mundo necesita reducir las emisiones contaminantes y eliminar el carbono de la atmósfera. Los manglares son fundamentales en esta segunda tarea. Los manglares extraen hasta cinco veces más carbono que los bosques terrestres, incorporándolo a sus hojas, ramas, raíces y a los sedimentos que hay bajo ellos, con lo que aumentan el nivel del suelo y frenan la subida del nivel del mar

Semillas de mangle rojo / mareecologista.com
  1. Los manglares protegen contra el clima extremo y los desastres 

Los manglares no solo ayudan a prevenir el empeoramiento del cambio climático, también desempeñan un papel importante a la hora de limitar su impacto.  

A medida que aumenta la temperatura global, los fenómenos meteorológicos extremos, como tormentas e inundaciones, son cada vez más frecuentes. Ante dichos peligros, los troncos de los manglares absorben el impacto de las olas, lo que los convierte en excelentes defensas contra esos peligros. Por tanto, restaurar y proteger los manglares es una forma crucial de aumentar la resiliencia de las comunidades costeras y las economías nacionales. 

Se ha comprobado que los manglares son una defensa eficaz contra los tsunamis, ya que reducen la altura de las olas entre un 5% y un 35%. 

  1. Los manglares son un santuario para las especies amenazadas  

De las más de 1,500 especies que dependen de los manglares para sobrevivir, el 15% están en peligro de extinción. Esta cifra va en aumento si nos fijamos en los mamíferos: Casi la mitad de los mamíferos que viven o se alimentan en los manglares podrían extinguirse en los próximos años, y las tendencias empeoran para la mayoría de ellos.  

Por tanto, proteger y restaurar los manglares significa recuperar hábitats críticos para especies animales vulnerables como los tigres y los jaguares. La buena noticia es que la restauración funciona. 

  1. Los manglares aumentan la seguridad alimentaria 

Los manglares impulsan una gran variedad de plantas y animales, importantes para la producción de alimentos. Actúan como viveros de alevines de peces y hogar de abejas.  

Para 1,500 millones de personas, el pescado es la fuente más importante de proteínas y, en los países de renta baja y déficit alimentario, casi el 20% de la ingesta media de proteínas animales procede del pescado. La desaparición de los manglares tendría consecuencias dramáticas para la pesca en los países en desarrollo. 

Siembra de mangle en la Laguna de El Condado con voluntarios del Estuario de la Bahía de San Juan / mareaecologista.com
  1. Los manglares pueden recuperarse de forma natural 

Devolver la vida a ecosistemas perdidos es una tarea de enormes proporciones. La regeneración natural es reconocida y probada en otras partes del mundo, junto con otros enfoques de restauración adaptados a las condiciones locales. Comprender y abordar las causas de la pérdida de manglares es el primer paso hacia la restauración del ecosistema.  

En Puerto Rico, organizaciones como Surfrider Foundation, Campamento Carey, Estuario de la Bahía de San Juan, Para la Naturaleza, Arrecifes Pro-Ciudad, CREES, IDEBAJO, Comité Pro-Desarrollo de Maunabo entre otras, han liderado iniciativas de restauración o cuentan con programas de voluntariado y ciencia ciudadana dirigidos directamente a la restauración de manglares.  

*Con información de ONU Medioambiente y Global Mangrove Alliance y mareaecologista.com

Puede interesarte