Covid19, Nick Fewings, Unsplash

(Noticias ONU)- Pese a los notables progresos experimentados en la lucha contra el coronavirus, “la amenaza del COVID-19 persiste”, advirtió este miércoles en rueda de prensa el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que cifró en 10.000 el número de muertes semanales por la enfermedad. “Es probable que la cifra real sea mucho mayor”, alertó. 
 
El doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus especificó que persisten las “grandes desigualdades en el acceso a las pruebas, el tratamiento y la vacunación” y “que, en definitiva, el COVID-19 sigue siendo un virus peligroso para nuestra salud, nuestras economías y nuestras sociedades en general”. 
 
El máximo responsable de la agencia sanitaria de la ONU manifestó su preocupación ante el actual panorama epidemiológico que presenta el COVID-19, “con una transmisión intensa en varias partes del mundo y una subvariante recombinante que se propaga rápidamente”. 
 
Tedros explicó que durante las últimas semanas aumentaron los informes sobre hospitalizaciones y se produjo una mayor presión sobre los sistemas sanitarios, especialmente en las regiones templadas del hemisferio norte, donde también circulan enfermedades respiratorias como la gripe. 

“No cabe duda de que el COVID-19 seguirá siendo un importante tema de debate, pero creo y espero que con los esfuerzos adecuadoseste sea el año en que la emergencia de salud pública termine oficialmente”, vaticinó. 

Cifras publicadas en China no representarían el total impacto de la enfermedad  

Tras el gran aumento de casos y hospitalizaciones en China, Tedros confirmó que la semana pasada se produjo una reunión de alto nivel entre miembros de la OMS y sus homólogos en China, además del encuentro de ayer del Grupo Asesor Técnico de la agencia sobre COVID-19 y los grupos de la red de expertos en gestión clínica sobre la enfermedad con expertos chinos. 

Después de esos encuentros, el director de la OMS siguió pidiendo a China que facilite “datos más rápidos, periódicos y fiables sobre hospitalizaciones y defunciones, así como una secuenciación vírica más completa y en tiempo real”. 

Por su parte, el doctor Michael Ryan, director de emergencias sanitarias de la OMS, dijo que hay “problemas en términos de los criterios para el registro y notificación de las muertes atribuibles a COVID-19”, que su definición “es demasiado limitada”. 

Sigue leyendo la noticia en el portal de Noticias ONU.