Desarrollo The Cliff

(San Juan)- Marea Ecologista publica el expediente completo del caso del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) versus Aguadilla Pier Corp, relacionado a las construcciones ilegales que se hicieron sobre la Cueva Las Golondrinas, la tala de bosque costero, destrucción de mogotes, apropiación de bienes de dominio público, patrimoniales e incluso privados, de parte de esta empresa, que sigue en incumplimiento y ante la frustración ciudadana que vio el nacimiento de una nueva protesta, con el establecimiento del Campamento Pelícano.

En el día de ayer, la organización Salva Aguadilla denunció más actividades irregulares ejecutadas por Aguadilla Pier Corp sin los permisos requeridos, como remoción de corteza terrestre de mogotes, tala de árboles nativos, destrucción de hábitat de especies silvestres, como el pelícano, apropiación ilegal y destrucción de la servidumbre pública por donde pasaba el tren, así como apropiación ilegal de propiedad privada y cierre de un camino público vecinal.

“Tendremos que agotar la fuerza del pueblo, la fuerza pública. Vamos a tener que dar una batalla fuerte para que las personas que tienen que responder lo hagan para detener este desarrollo que está masacrando el área costera de Aguadilla”, dijo Gerardo Rivera, quien es parte del colectivo Campamento Pelícano.

Gerardo Rivera, del Campamento Pelícano. Video: Salva Aguadilla

Por su parte, Soraya Cesto, vecina afectada y voluntaria de Salva Aguadilla, denunció que mientras la ciudadanía celebraba las fiestas de temporada, Aguadilla Pier continuó con sus actividades ilegales ante la inacción gubernamental.

“La vía del tren discurría entre las dos paredes de piedra caliza. En ese espacio había restos (arqueológicos) del tren, que ahora mismo están bajo toneladas de piedra y tierra, y que se ven en los videos que hemos compartido, así como en las imágenes antes y después que hicimos. Se ha acumulado relleno que alcanza ahora unos 40 pies de altura. Ese relleno proviene de los mogotes que se han destruido en la misma propiedad. Insisto hábitat irremplazable (del pelícano), categoría 1. Se destruyeron muchos árboles en el área del farallón. Se destruyeron nidos de pelícanos. En el farallón hay una serie de cavernas, así como un subsuelo, que ahora está cubierto de terreno. Esta remoción de corteza terrestre se hizo sin permisos”, explicó Cesto.

Comparativa que ilustra cómo quedó la servidumbre del tren luego que fuera destruida por Aguadilla Pier Corp. Foto: Salva Aguadilla

Asimismo, Cesto denunció que Aguadilla Pier se apropió de propiedad privada de vecinos colindantes con el proyecto.

“El desarrollador invadió nuestra propiedad, así como la servidumbre del tren. Al igual que pasó con la propiedad de don Abraham Hernández. Le robaron parte de su propiedad y pusieron una verja de hormigón y sellaron un camino público vecinal. Todo ilegal”, sentenció Cesto.

El pasado 2 de enero, la organización Salva Aguadilla confirmó el caso del vecino Abraham Hernández y publicó su denuncia en las plataformas digitales del colectivo.

“Aquí pueden observar un muro que se construyó sin permisos, sin aprobación de nadie, en mi propiedad, dentro de un camino vecinal que se llama la Cuesta de los Lazos, un camino histórico, y sencillamente ellos (Aguadilla Pier Corp) lo usurparon. Todo esto se está haciendo sin los debidos permisos y sin tomar en consideración a los vecinos ni a nadie que vive aquí”, explicó el vecino quien es ingeniero de profesión.

Ingeniero Abraham Hernández. Video: Salva Playuela.

Ese mismo día, la representante Mariana Nogales Molinelli se unió a personas manifestantes y activistas comunitarios para ayudar a establecer el Campamento Pelícano.

La legisladora explicó que esta iniciativa tiene el objetivo de exigir que se detenga: (1) la destrucción de la cueva Las Golondrinas; (2) la destrucción del mogote; (3) la invasión y destrucción de la servidumbre de las vías del tren y facilidades gubernamentales; (4) el continuo fluir de sedimentos y escorrentías provenientes de las actividades de remoción de corteza y relleno, que afectan el ecosistema marino y que fueron objeto de multas y sanciones por parte de la EPA actualmente permanecen ignoradas por Román González; (5) la actividad ilegal y sin permiso de relleno de diversas áreas que, entre otros, ha destruido y obstaculizado el camino público y municipal llamado Camino Cuesta los Lazos.

Asimismo, la representante detalló las gestiones que se han realizado para detener la destrucción pero que no han sido efectivas o han sido obstaculizadas por diversos actores.

“El 14 de septiembre de 2022, a instancias y en colaboración con la comunidad y organizaciones que protegen el medio ambiente, presenté la R.C. 830 para investigar estas construcciones ilegales, la cual fue aprobada por unanimidad el 14 de noviembre. Inmediatamente, le cursé una carta a la Comisión de Recursos Naturales presidida por el representante Edgardo Feliciano solicitando que se atendiera la resolución y se citara una vista ocular y vistas públicas a la mayor brevedad. Sin embargo, el 19 de diciembre, la comisión me informó durante una reunión que solicité que no atenderá la R.C. 830 en la sesión porque ‘no era una prioridad’ y al día de hoy no ha pasado nada”, explicó.

Durante la temporada navideña, la oficina de la representante Nogales Molinelli obtuvo el expediente completo del caso DRNA versus Aguadilla Pier, gracias a las gestiones iniciadas por la R.C.830, y lo publicó en su espacio digital en la red de Google para compartir documentos. Esta es la primera vez que el expediente es publicado en una plataforma periodística.

Expediente DRNA versus Aguadilla Pier

 Resolución de la Cámara 830

Por Marcos Pérez Ramírez

Periodista y editor fundador