Proyecto de Erosion, Corcega, Rincon, Destrucción, Costa, Playa.

(San Juan) – La organización ambiental sin fines de lucro Para la Naturaleza expresó que lamenta el rechazo del Proyecto de la Cámara (PC) 474, que hubiese creado la Ley para la Legitimación Activa Ambiental. El proyecto de ley pasó el cedazo del Senado y de la Cámara de Representantes, y se envió para la consideración del gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi quien tuvo un mes para firmarlo y hacerlo ley.

Este proyecto buscaba otorgar legitimación activa a cualquier persona u organización para hacer valer la política pública ambiental del archipiélago de Puerto Rico.

“Lamentamos la oportunidad perdida por el Gobernador para dar voz a la Naturaleza mediante la Ley de Legitimación Activa Ambiental. El PC 474 es sumamente importante para los ecosistemas y los ciudadanos del país ante la realidad que vivimos por el impacto directo del cambio climático en nuestro archipiélago. En momentos en los que los ciudadanos, ciudadanas y organizaciones aliadas alzan su voz a favor de la protección de nuestros servicios ecosistémicos, se ignora una alternativa viable y real para la protección de la naturaleza,” comentó la licenciada Neida Pumarejo, presidenta interina de Para la Naturaleza. 

“Estamos convencidos de que un nuevo acercamiento es necesario para dar acceso a la ciudadanía al proceso de defensa de los ecosistemas para combatir el cambio climático. Le pedimos a la legislatura que vuelva a considerar el proyecto. La naturaleza necesita que todo el que la disfruta, la pueda defender con unas garantías mínimas”, exhortó Rígel Lugo, directora de comunicaciones de la organización. “Aunque reconocemos los esfuerzos por comenzar a dar recursos económicos y de personal al DRNA, estas acciones tomarán tiempo en reflejarse en la protección de los recursos naturales y ambientales y requieren de mayores inversiones públicas que no parecen estar garantizadas”, añadió Lugo.

Este proyecto de ley surge de las experiencias de Las Mareas en Salinas, la playa Los Almendros, en Rincón, o la cantera ilegal en Arecibo, donde violaciones obvias y confirmadas por los tribunales, no lograron que las agencias gubernamentales reaccionaran, hasta que las comunidades se movilizaron y los medios de comunicación mostraron la realidad.

“Los actuales procesos legales y reglamentarios no son los adecuados para defender a la Naturaleza de las acciones ilegales y se necesita una nueva legislación. La justicia climática debe tener una marcada presencia en la apertura de los tribunales. El acceso a esa justicia se logra con un sistema de tribunales donde los ciudadanos puedan acudir sin trabas procesales a resolver sus controversias y a defenderse como individuos y comunidades. La Naturaleza nos afecta a todos y vivimos juntos sus beneficios y consecuencias, no puede ser sólo el que colinda con un recurso natural, ya sea el mar, el río, la playa, el bosque, o los arrecifes, el que pueda ir ante la agencia o el tribunal a defenderlo,” expresó Pumarejo.