La Alianza de Apoyo al Paciente de Dermatitis Atópica, junto a la Revista Medicina y Salud Pública, realizaron el Segundo simposio Internacional de Dermatitis Atópica en Puerto Rico, el que reunió a destacados especialistas y voceros de esta condición en Latinoamérica, para abordar el manejo multidisciplinario de esa enfermedad cutánea que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Los temas destacados fueron los nuevos tratamientos y estrategias de manejo de la enfermedad, factores ambientales desencadenantes, impacto psicológico, bienestar emocional, alimentación y ejercicio recomendado para estos pacientes.

Los ponentes, en esta ocasión, fueron el Dr. José González Chávez, dermatólogo, catedrático y pionero en investigación clínica de medicamentos; la Dra. Vylma Vázquez, alergista inmunóloga; la Dra. Isabel Hernández, psicóloga clínica; la Dra. Joanie Morales, terapista sexual; la Dra. Rosaly Cartagena, presidenta del Colegio de Nutricionistas y Dietistas de Puerto Rico y Jahdiel Rosado, entrenador personal certificado.

Desde Argentina, la Lcda. Laura Resnichenco y desde Chile, Francisco Tapia Besnier, compartirán experiencias y perspectivas desde la realidad de los pacientes en sus respectivos países. También participaron la Dra. Ileana Alfaro, de Costa Rica, quien ofreció información actualizada sobre el diagnóstico y tratamiento de la dermatitis atópica.

Puede ver la transmisión a través de las redes sociales y página web de la Revista de salud MSP y la Alianza de Apoyo al Paciente de Dermatitis Atópica (AAPDA).

Prevalencia de dermatitis atópica en Puerto Rico

Si bien es cierto que esta condición puede afectar a personas de todas las edades, suele ser más común durante la niñez, que en la etapa adulta.

De hecho, en Puerto Rico se estima que entre el 15 o 20% de la población pediátrica padece la condición, mientras que en los adultos, esta cifra se reduce al 10 o 12%.

La dermatitis atópica puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de quienes la padecen, afectando tanto aspectos físicos como emocionales. Los desafíos asociados con esta enfermedad incluyen picazón intensa, irritación cutánea, dificultad para conciliar el sueño y problemas emocionales como la ansiedad y la depresión.

Por ello, es fundamental fomentar la conciencia pública referente a esta condición y promover la educación sobre su manejo adecuado.

Para más información, visite www.revistamsp.com